Último día de Valencia Fashion Week y segundo desfile de la pasarela general en la XVII edición de Valencia Fashion Week. Le toca el turno al diseñador Eugenio Loarce que vuelve a la pasarela valenciana por cuarta vez consecuiva y nosotros encantados de recibirle ya que sus diseños me encantan y él mejor persona no puede ser.

En esta ocasión el diseñador Eugenio Loarce nos presenta su colección “El Canto del Gallo”.

En las dos colecciones anteriores que desfilaron en Valencia Fashion Week el diseñador madrileño Eugenio Loarce optó por estampados e imágenes de cebras y cisnes, pero en esta ocasión vuelve a la infancia y nos sorprende con tejidos estampados, coloristas en satén y raso.

Los tonos que el diseñador Eugenio Loarce eligió para su colección “El Canto del Gallo” son: turquesa, azul y negro sobre encajes de algodón y seda teñidos de forma artesanal son los que vemos desfilar en la XVII edición de VFW.

Como en todas las ocasiones, y no iba a ser menos en ésta, en la colección de Eugenio abundan las prendas de labores artesanales como la ultilización de bordados y el trabajo de “nido de abeja”.

En la colección vemos un poco de todo, desde formas arquitectónicas hasta más simples y fluidas. Una colección perfecta. Muy bien contruída, patronaje impecable, colores y estampados escogidos minuciosamente que dan a la colección “El Canto del Gallo” un aire sofisticado, femenino, divertido y fresco en la colección presentada para la XVII edición de Valencia Fashion Week.

Volvemos a ver ropa masculina en la colección de Eugenio Loarce, pero esta vez de corte clásico pero con un tratado novedoso y actualizado.

El único problema que hubo en el desfile fueron los zapatos, que eran muy arriesgados con muchísimo tacón. Algunas modelos, a mi juicio equivocadamente, se quitaron los zapatos a mitad del desfile, mientras el público les animaba a ello. No creo que sea algo del todo profesional, sin pasar por alto el hecho de que probablemente los zapatos fuesen imponibles. Aun así, la modelo debe ser consciente de que está trabajando para el diseñador y en caso de que se quite un zapato como último recurso por no ser capaz de caminar con él, debe hacerlo de la manera más respetuosa y sutil a ser posible.

En cuanto a la colección propiamente dicha, sólo puedo decir que se trata de una colección de 10.